Últimas noticias

Damián Canedo se convierte en el tercer fichaje
Continúan: Pato (Portero), Borja Rey (Portero), Roque (Defensa, sub23), Álvaro Casas (Defensa), Antas (Centrocampista), Fer Beltrán (Centrocampista), Jordan (Centrocampista), Parapar (Centrocampista) y Pablo Durán (Delantero, sub23).

Altas confirmadas: Pablo Crespo (Defensa, Coruxo) Martín Salvador (Defensa, Peña Sport, sub23), Damián Canedo (Defensa, Barcelona juvenil, sub23).

Total plantilla: 12 futbolistas (8/16 fichas sénior)

Bajas/renovaciones sin confirmar: Antonio Salado (Centrocampista), Samu Rodríguez (Centrocampista) y Escudero (Delantero).

Bajas confirmadas: Saro, Vesprini, Guille Torres, Jimmy, Joel, Baleato, Josiño, Rafa Mella y Primo. 

Rumores de fichajes: Juampa Barros (Centrocampista, Numancia)

Jota solicitará entrar en el Compostela como socio para optar a la presidencia y llevar al equipo al fútbol profesional
Jota Peleteiro no se resigna. Fracasada la operación mercantil para presidir el Compostela, el ex futbolista de A Pobra seguirá intentando llegar a la presidencia del club santiagués.

En el día de ayer, concedió diversas entrevistas en las que manifestó su plan de solicitar formalmente la entrada en la SD Compostela como socio y dió su versión de los hechos así como también dio pinceladas de lo que hubiera sido su ambicioso proyecto.

Sus intenciones son claras: quiere ver si es verdad que el Compostela es un club abierto y optar a la presidencia del club, contando con los socios y abonados para decidir el futuro de la entidad.

Aquí la entrevista en la radio gallega.

Y aquí el texto completo de la entrevista en La Voz de Galicia:

—¿Por qué se fijó en el Compos?

—Hace mucho tiempo que sigo al Compostela. Es un equipo de mi tierra. Me motivó este proyecto porque veo a una gran parte de la afición desconectada. Es la capital de Galicia y se merece un equipo en superior categoría. Me da mucha pena verlo así porque el Compos es un club con una gran historia.

—¿Con qué intenciones decidió aterrizar en San Lázaro?

—Sé que se pueden hacer grandes cosas. Por eso decidí presentar un proyecto para que el compostelanismo vuelva a resurgir, para que la gente que lleva en vena al Compos se vuelque y para regresar a Primera División. Ese era y sigue siendo mi objetivo.

—Veo que tiene proyectos ambiciosos.

—La idea es profesionalizar el club desde la cantera y volver con el equipo a lo más alto.

—¿Le sorprendió la decisión de la junta directiva, que no firmó lo que sus abogados pusieron sobre la mesa?

—La situación fue muy dura para todos. Tanto Antonio Quinteiro como yo trabajamos muchísimas horas, pero por culpa de dos o tres personas a última hora todo se quedó en nada. Decidieron jugar las cartas a su manera. Fueron muy egoístas. Yo fui muy claro desde el principio. Llegué con la idea de hacerme cargo de la deuda que tiene el Compostela con Antonio Quinteiro, pero algunas personas lo impidieron. Gente que nunca puso un euro en el club y que dicen ser fieles, arruinaron la operación

—¿La junta directiva comentó que usted nunca presentó un proyecto?

—Es falso. Es mentira. Teníamos un gran proyecto, con jugadores que iban a fichar y que son de categoría superior. Es un poco ridículo escuchar algunas de las cosas que se dijeron estos días, pero fueron publicadas por intereses demasiado personales.

—¿Qué pasos espera dar a partir de ahora?

—La próxima semana cursaré una solicitud por escrito para entrar a formar parte de la Sociedad Deportiva Compostela. Quiero ser socio y ahora se verá si es cierto que quieren abrir el club a toda la gente de Santiago. Luego presentaré mi candidatura a la presidencia y que los socios y abonados decidan sobre el futuro de la entidad. Quiero ser presidente del Compostela, aunque sé que desde este mismo instante serán muchas las trabas que me pondrán los directivos que se quedaron con el club. Estoy en mi derecho de hacerlo y así lo quiero decir públicamente.

—¿Lo sabe Antonio Quinteiro?

—Quinteiro es una persona honesta, que de verdad quiere el club. Es un hombre con palabra y puedo decir que sin él el Compostela ya hace tiempo que habría desaparecido. Mantuvimos largas conversaciones e intensas negociaciones para no fue suficiente. Está claro que hay gente dentro del club a la que no le interesaba mucho este acuerdo.

—No se va a rendir.

—No, por supuesto que no, no vamos a renunciar, no me voy a rendir tan fácilmente. Lo que nos hicieron a Antonio Quinteiro y a mí, y también a la afición, fue una jugarreta muy fea. Podrán mentir todo lo que quieran, pero al final saldrá a la luz toda la verdad. Nosotros tenemos un proyecto súper ilusionante para el Compos y para la ciudad. Ya teníamos apalabrados y comprometidos dos jugadores de Segunda División A y otros de la Primera RFEF. La intención era que el Compostela fuese un equipo del fútbol profesional. Era y sigue siendo nuestro objetivo.

—¿Castiñeiras entraba en su proyecto?

—Inicialmente sí, pero con menos poderes. El nuevo entrenador, que iba a ser Txema Añibarro, también ejercería de director deportivo. Hablé varias veces con Castiñeiras y con más gente del club con la intención de que hubiese una continuidad, pero es lógico que teníamos previsto hacer algunos cambios. Castiñeiras nunca se quejó y no entiendo su cambio de última hora.

—El comunicado de su empresa hablaba de traición.

—Hubo un ataque organizado hacia mí que llevaron a cabo las dos o tres personas que al final echaron este acuerdo para atrás. Todo lo que dicen son excusas. Antonio Quinteiro, que es un caballero, dejó claras sus intenciones, pero no quisieron firmar. Estuvo siempre en todas las negociaciones con sus directivos, pero el último día cambiaron de opinión porque alguno sabía que no íbamos a contar con su participación en la nueva directiva. Esa gente dejó claro lo que sienten por el Compostela. Después de doce años poniendo mucho dinero de su bolsillo, claro que traicionaron a Antonio Quinteiro. No hay duda.

—Eso no le gustó mucho a los miembros de la junta directiva.

—Es la verdad. ­­Asumir la deuda de Antonio Quinteiro creo que refleja claramente mis intenciones y lo que yo quiero al Compostela. No vi a nadie de la junta directiva levantar la mano para pagar la deuda.

Quisieron poner a la afición en nuestra contra, pero estoy convencido de que muchísima gente confía en este proyecto. Recibí infinidad de mensajes de apoyo. Es algo que ilusiona a los aficionados. Nuestro Compos va a ser un equipo ganador.

—¿Iba a vender Quinteiro el Compos por 1,8 millones de euros?

—No es el mejor momento para hablar de cifras. Eso ya es un tema del pasado. Ahora es el momento de hablar de nuestro proyecto. Además, se dijeron muchas mentiras. Desde un sector del club se dijo que queríamos echar a todo el mundo, empleados y jugadores. Es falso. Iba a continuar la gente que realmente trabaja y en la que nosotros podíamos confiar. Por ejemplo, puedo decir que la intención era que Cardeñosa, entrenador del filial, fuese el segundo del primer equipo. Los puestos se ganan con mucho trabajo, esfuerzo y confianza. Es lógico que alguna gente tendría que abandonar el Compos, pero otros seguirían en el club. Nuestro único objetivo es que crezca el Compos.

—¿Qué futuro le ve al Compos?

—Ahora mismo, con esta directiva, es un barco sin rumbo, sin capitán. Solo quieren salir en las fotos.

—¿Quería despedir a Pato Guillén y a Álvaro Casas?

—No queríamos despedir a nadie. Íbamos a hablar con todos los jugadores y explicarles la situación. Por ejemplo, teníamos ya un portero con experiencia en Segunda División A, que lógicamente iba a ser titular. Al futbolista que no quisiese seguir o viese peligrar su puesto le abriríamos la puerta, pero no echaríamos a nadie. Íbamos a elevar mucho el nivel de la plantilla.

—¿Ya es usted un exfutbolista?

­—Sí, está decidido. Ya no hay vuelta atrás.

La SD Compostela ya tiene a su entrenador
Y al fin, el Compostela encontró a su entrenador. Tras llamar a varias puertas que el club se encontró cerradas, el club logró atar a su nuevo técnico. Aunque su primera respuesta fue un 'no', finalmente la SD y el brasileño lograron cerrar un acuerdo.

Fabiano Soares Pessoa es una persona que no necesita presentación dentro del compostelanismo, pues es una de sus mayores viajes glorias de su época más dorada. Además de como futbolista, Fabiano también estuvo en San Lázaro como entrenador, en Preferente y en Segunda B, consiguiendo un tercer y último puesto, respectivamente.

Pero de su última experiencia en la capital gallega ha llovido mucho, y desde entonces "O Rei" ha tenido diversas y variopintas experiencias : El Estradense, el Estoril Praia portugués, tanto como primer como segundo entrenador, el Atlético Paranaense de la primera brasileña, el Jeonnam Dragons de la segunda coreana y por último, el Vitoria de la tercera brasileña, dónde sólo estuvo al frente en tres encuentros con un resultado de una victoria y dos derrotas.

Altas, bajas y rumores
- Continúan: Pato (Portero), Borja Rey (Portero), Roque (Defensa, sub23), Álvaro Casas (Defensa), Antas (Centrocampista), Fer Beltrán (Centrocampista), Jordan (Centrocampista), Parapar (Centrocampista) y Pablo Durán (Delantero, sub23).

- Altas confirmadas: Pablo Crespo (Defensa, Coruxo) Martín Salvador (Defensa, Peña Sport, sub23)

Total plantilla: 11 futbolistas (8/16 fichas sénior)

- Bajas/renovaciones sin confirmar: Antonio Salado (Centrocampista), Samu Rodríguez (Centrocampista) y Escudero (Delantero).

- Bajas confirmadas: Saro, Vesprini, Guille Torres, Jimmy, Joel, Baleato, Josiño, Rafa Mella y Primo. 

- Rumores de fichajes: Jordan Sánchez (Defensa, Zamora), Juampa Barros (Centrocampista, Numancia)

La directiva promete abrir el club a los abonados y estudiará el pago de la deuda a Antonio Quinteiro
No ha sido sin tiempo, pero finalmente los miembros de la directiva se han pronunciado a través de un comunicado conjunto publicado en la página web oficial del club.

En él, ofrecen su versión de los hechos y tratan de aclarar el incierto futuro del conjunto blanquiazul.

Como excusa para no firmar, esgrimen el argumento de las responsabilidades, si bien es algo que choca con las declaraciones de Antonio Quinteiro de ayer, que afirmó que él iba a ser el único que asumiera responsabilidades en la operación de compra. Y aunque señalan que pusieron sus cargos a disposición del ya ex presidente, tampoco explican porqué no prefirieron dimitir para facilitar el traspaso del club.

En cuanto al futuro, anuncian una auditoría de las cuentas y un estudio de cómo pagar las cantidades debidas a Antonio Quinteiro, por lo que se confirma que el empresario deja a la SD Compostela con una deuda millonaria con su gestión.

Por otra parte, se comprometen a abrir el club a los abonados señalando que "es intención de esta junta directiva abrir el club a un mayor concurso de los abonados, por lo que se elaborará una propuesta para que, inicialmente, sea debatida en la Asamblea General Club."

Este es el comunicado al completo:

La directiva de la Sociedad Deportiva Compostela quiere lamentar la situación vivida en estas últimas semanas. Esperamos que lo ocurrido no trascienda más allá y se quede en una mera anécdota, si bien el daño al club está ahí y no se debe obviar, lo que, insistimos, lamentamos profundamente.


En primer lugar, queremos pedir disculpas: disculpas a la afición, a la ciudad, a nuestros colaboradores y patrocinadores y a todos los que sienten y sufren el club. Sabemos que no os merecíais este lamentable episodio. Os pedimos que confiéis en nosotros y aseguraros que pronto, todos juntos, recuperaremos la ilusión.


Para comprender los hechos, debemos hacer un análisis de la situación. El club se encuentra en un momento complejo y delicado. Por ello, como se comunicó, desde hace algunas semanas se negociaba un cambio de timón, con el nombramiento de unos nuevos órganos de dirección, el cual se llevaría a cabo tras el acuerdo entre nuestro presidente, único acreedor del club a día de hoy, y una mercantil residenciada en el País Vasco. El acuerdo estaba cerrado, pero faltaba algo que se presumía sencillo: plasmarlo por escrito por los gabinetes jurídicos de ambas partes.


Los directivos de la SD Compostela, en apoyo a su presidente, nunca tuvieron objeciones a la entrada de una nueva junta directiva y de un nuevo presidente, poniendo en todo momento sus cargos a disposición, ya que siempre se entendió que era la única obligación que les incumbía en una operación totalmente ajena.


El problema surge cuando, en los contratos que se les presentan para su firma, se obliga a responder a la junta directiva de unas obligaciones totalmente ajenas a sus funciones y desempeños, involucrándoles en un contrato entre terceros en el que nada tenían que ver. Además, se les obligaba a realizar, con carácter previo a su marcha, una serie de actuaciones que podrían ser muy perjudiciales para el club y, por ende, para los directivos que las secundaran.


Después de largas negociaciones, en las que la parte contraria no movió un ápice sus exigencias respecto a la responsabilidad e implicación de la junta directiva en una operación mercantil, se traslada a dichos interesados, tras días de tensa espera, la documentación completa que conforma el acuerdo definitivo el martes 21 a las 18 horas, teniendo hasta el miércoles 22 a las 14 horas para dar una respuesta. El presidente apoyaba dicha firma, pero los otros siete directivos encargaron un informe jurídico para analizar el acuerdo. Este desaconsejó “muy fundamentadamente” la aceptación de los compromisos y exigencias que se derivaban de la firma de estos documentos.


Relatado todo lo anterior, sólo podemos decir que nos sentimos defraudados, muy molestos por la estrategia de agotar los tiempos del club y aumentar, al mismo tiempo, la presión en los medios de comunicación para que la directiva aceptase lo que no podía aceptar.


Esta citada estrategia de ejercer presión y agotar los tiempos no permitió llegar a concretar los acuerdos asumidos en el punto de partida de la negociación, pilares fundamentales que caracterizan el proyecto en crecimiento la SD Compostela como son la continuidad del fútbol base del Compos, los compromisos adquiridos con equipos de la comarca (Sigüeiro, Conxo y clubs conveniados) y con otras secciones del club (atletismo y tenis de mesa), así como con el personal y con la afición.


Mientras tanto, se estaba cuestionando la permanencia de personas vitales para la continuidad del proyecto de la SD Compostela como Manuel Castiñeiras o Miguel Fernández, así como el anuncio de la ruptura de compromisos adquiridos con futbolistas que representan nuestros valores y nuestro escudo, emblemas como Pato Guillén o Álvaro Casas.


Todo ello, dada la cercanía del necesario comienzo de la pretemporada y de la importancia de confeccionar la plantilla, estaba creando una situación imposible de revertir si se prolongaba en el tiempo y finalmente no se concluía un acuerdo, lo que era previsible a la vista de la falta de contestación a los esfuerzos que esta directiva venía haciendo.


A mayores, queremos recalcar que esta junta directiva desarrolla su trabajo de manera desinteresada, ocupando su tiempo y en muchos casos su dinero por el club de sus amores. Podremos equivocarnos, sin duda, pero nunca traicionaremos a un escudo, a unos colores, a una ciudad y a unos sentimientos. Esta junta directiva nunca se ha negado suscribir o firmar todo aquello que le compete, incluso poniéndose en riesgo en ocasiones, ha demostrado una lealtad inquebrantable al club y a su presidente, poniendo sus cargos a disposición en las últimas semanas en reiteradas ocasiones, la última este lunes, siendo esa posibilidad rechazada por el presidente desde un principio.


Por ello, desde un principio fue condición inamovible para iniciar las negociaciones, con su presidente a la cabeza, la continuidad de lo esencial del proyecto hasta ahora desarrollado, unos pilares fundamentales entre los que estaban los acuerdos del fútbol base. Creemos que, en todo este proceso, se ha intentado mezclar lo que es tan simple como un relevo en una junta directiva de una asociación sin ánimo de lucro con una operación mercantil de traspaso de una deuda entre particulares.


El club arrastra una deuda generada entre los años 2011 y 2016 cuyo único acreedor es por todos conocido, el hasta el pasado lunes presidente del club. A partir de ese año, el club ha venido creciendo en cuanto a su salud económica de manera exponencial y de ahí que las ofertas por el club se hayan multiplicado. Durante las últimas 6 temporadas, el club, con esta junta directiva al frente, no ha generado ni un solo euro de deuda, lo que ha convertido a la entidad en fuerte y perfectamente sostenible en el tiempo.


Por ello, queremos afrontar esta situación con total entereza y fuerza, y estudiaremos durante los próximos días la remodelación de la actual junta directiva y el nombramiento de un nuevo presidente. Además, procederemos a auditar las cuentas del club al detalle para conocer con exactitud como se puede hacer frente a la deuda existente, a través de un profundo plan de viabilidad. Por último, es intención de esta junta directiva abrir el club a un mayor concurso de los abonados, por lo que se elaborará una propuesta para que, inicialmente, sea debatida en la Asamblea General Club.


Llegados a este punto, nos toca trabajar: más, mucho más, porque necesitamos un Compos más fuerte. Es el momento de arrimar el hombro más que nunca por el bien de nuestra querida Sociedad Deportiva Compostela. Por ello, aquí queda cerrado este desafortunado capítulo y ya sólo pensamos en alcanzar los mayores logros en el futuro. Todos juntos, como siempre… ¡¡¡FORZA COMPOS!!!

El club se queda sin presidente hasta la próxima asamblea y las redes arden contra la directiva
Continuan las consecuencias del terremoto causado en casa Compos después de que se frustrara la venta del club. Después de que Antonio Quinteiro no encontrara respaldo en su directiva, ha decidido abandonar la cúpula del equipo. En el día de hoy ha dado una rueda de prensa para explicar todo lo ocurrido en los últimos días.

Señaló que el proyecto de Jota "era muy bueno para el club y la ciudad" y que desde el primer momento toda la directiva estaba de acuerdo en su llegada. Tachó de mentira que el futbolista fuera a romper con la base y declaró que una de las primeras cosas que hizo Peleteiro fue preguntar por el filial y el equipo juvenil. 

Asimismo, apuntó a que la causa de que el club no se vendiera fue que la directiva no firmó las actas por recomendación de los abogados, a pesar de que Jota habría aceptado que ninguno de ellos asumiera responsabilidades por la operación, sino que habría bastado con la del presidente. Esto le ha llevado a presentar su dimisión, aunque seguirá siendo socio de la entidad.

En cuanto al preocupante futuro del equipo, Quinteiro se muestra abierto a llegar a un acuerdo con la directiva por las cantidades desembolsados por el presidente en su día (que podrían acercarse a los dos millones de euros) y declara que él no va a constituir ningún impedimento para que el Compos siga adelante.

Se abre ahora una etapa de lo más incierta y mientras julio está a la vuelta del esquina, el Compos se queda a la deriva, sin su presidente, sin entrenador, y con todo el equipo por hacer.

Esta situación ha provocado la ira de los aficionados en las redes, y no pocos han pedido la dimisión en bloque de toda la junta directiva, a la que acusan de tener el club secuestrado.

De momento el único que ha hablado es Javier García, que tras estos días con el club casi parado, apunta a que ahora hay que ponerse a trabajar. Asimismo, señala que próximamente se emitirá un comunicado en el que los directivos explicarán porqué no firmaron la venta.

 El lunes se espera una reunión de la junta directiva y un comunicado oficial sobre la venta fallida del club, según la Cadena SER

Este miércoles salió a la luz el bombazo: la operación de compra del Compostela por parte de Jota Peleteiro saltaba por los aires. La primera parte implicada en hacerlo oficial, y en realidad la única, fue el propio Jota, que señaló que aunque el acuerdo entre Antonio Quinteiro y él era total, varios socios le traicionaron y se opusieron a la firma del mismo.

 

Se esperaba un comunicado oficial por parte del club, pero este no llegará finalmente hasta al menos el lunes. A Quinteiro desde luego le pilló todo por sorpresa, y señaló que lo mejorar era esperar unos días para hablar ante los medios pues tenía "mucha información que estudiar y analizar".

 

Y eso es lo que tendrá que hacer el aficionado, esperar. Según la SER, hasta el lunes que se celebraría una nueva junta directiva. Una junta de contenido incierto, y se desconoce si se limitará a adoptar una declaración consensuada o si incluso puede derivar en cambios en la cúpula compostelanista.

 

Puede ser una reunión crucial para el futuro de un Compostela que ha visto hacerse añicos su inversión de capital, su planificación deportiva, y al menos en apariencia, la unidad de la directiva.


Según El Correo Gallego, las cantidades que constan como deuda del club con Antonio Quinteiro, constituyen ahora mismo "el principal impedimento"

Aunque se anunció como una operación que se cerraría en cuestión de días, no terminaba de llegar la firma del acuerdo para la venta del Compostela. El tiempo pasaba y pasaba pero no llegaban novedades. Hoy, El Correo Gallego publica que la operación se ha "enquistado" y que se ha producido una ruptura de negociaciones entre los equipos legales de Jota Peleteiro y Antonio Quinteiro.

 

El principal escollo, según apunta este medio, sería la deuda que mantiene la SD Compostela con Antonio Quinteiro. Todas esas inversiones realizadas en su día por el presidente de su bolsillo constan como una deuda del equipo con él, y ahora, podrían determinar que el acuerdo terminara por no cerrarse. 

 

Según el periódico santiagués, Quinteiro y Jota Peleteiro retomarán las negociaciones en persona con el fin de desencallar la situación. Pero de momento, la sensación no es precisamente de optimismo.

 

Enlace a la noticia completa.


 El Compos ya conoce a sus rivales de la próxima temporada

En el día de ayer se hizo oficial la composición de los grupos de Primera y Segunda RFEF. El Compostela ha quedado encuadrado con los equipos gallegos, asturianos, cántabros y castellano-leoneses, a excepción de la Segoviana.

 

Así pues, los rivales de la SD serían: Bergantiños, Lugo B, Coruxo, Arenteiro, Ourense CF, Avilés, Marino de Luanco, Oviedo B, Langreo, Racing de Santander B, Laredo, Gimnástica de Torrelavega, Burgos B, Palencia CA, Valladolid B, Zamora y Guijuelo.

 

La temporada comenzará el primer fin de semana de septiembre (días 3 y 4) y se extenderá hasta el 11 de junio, fecha en la que finalizaría la promoción de ascenso. Aquí es importante señalar que ésta volvería a jugarse a ida y vuelta, en vez de a partido único. El campeón de grupo seguirá ascendiendo de forma directa.

 

La RFEF advierte de cualquier forma que este calendario tendrá que ser aprobado por la Comisión Delegada y que la estructura de los grupos tiene carácter provisional "pues queda pendiente del cumplimiento de la inscripción efectiva en la competición de cada uno de los 90 clubes, sujeta al cumplimiento de los requisitos solicitados en la categoría".




 Los medios apuntan a la continuidad de Castiñeiras y a la llegada de un técnico vasco

La llegada de Jota Peleteiro aún no está cerrada, pero ello no está impidiendo que el club esté trabajando ya en el equipo que saldrá a por el ascenso en la próxima campaña 2022-2023. En este sentido, se han comenzado a filtrar los primeros esbozos del nuevo Compostela.

 

En primer lugar, se apunta desde diferentes medios a que Manuel Castiñeiras seguirá teniendo un papel importante en la SD de Jota. El exfutbolista blanquiazul seguirá siendo el director deportivo y de hecho, ya estaría trabajando con el futuro técnico compostelanista para confeccionar la nueva plantilla.

 

El nombre de este nuevo técnico no está claro todavía, aunque se sabe que será vasco. Se especula con que podría ser Txema Añibarro, actualmente entrenador del segundo equipo juvenil del Athletic de Bilbao, Igor Oca, cuyas últimas experiencias han estado en Ecuador pero no como primer entrenador (director del fútbol base en el Independiente y segundo entrenador en el Emelec) y Mikel Arruabarrena, más conocido por su trayectoria como futbolista llegando a jugar en Primera con el Eibar, que como entrenador, con solo una temporada de experiencia, en el Tolosa de 3ª RFEF.



La empresa Rammalloc Sports S.L., que cuenta con Jota Peleteiro como único socio, pasaría a ser dueña del club

Es oficial: La SD Compostela está muy cerca de cambiar de manos. El propio club, ante los diversos rumores y noticias, ha optado por la transparencia e informar directamente a sus seguidores sacando un comunicado oficial.

 

En primer lugar, desde el departamento de comunicación del club se ha querido manifestar que en las oficinas del Vero Boquete se sigue trabajando y que por tanto, no hay ningún "parón" en la entidad blanquiazul: "El Compos no para. El club se encuentra actualmente liquidando todo lo relativo a la actual temporada, sin perder de vista la planificación de la siguiente. En los próximos días se darán a conocer todas las novedades relativas a los trabajos que a día de hoy ocupan al club, se cumplirán con todos aquellos compromisos pendientes de la reciente campaña y se presentarán las diferentes novedades de cara a la próxima."

 

En segundo lugar, en el comunicado se confirma que ese acuerdo con la empresa de Jota Peleteiro está muy cerca de cerrarse, en concreto, en menos de una semana. 

 

Y por último, se ha hecho especial hincapié en que si finalmente se produce este acuerdo, es porque se considera como especialmente idónea para los intereses del Compostela. Se mencionan hasta 20 proposiciones en los últimos ocho años, pero la del futbolista de A Pobra, "cumple los requisitos básicos para aceptar propuestas de gestión externas: ser alguien de Santiago o su comarca y evitar que fondos de inversión o agencias de representación con intereses especulativos se hicieran cargo de la entidad"

 

Enlace al comunicado completo.

 

Yendo más allá de la información oficial, cabe destacar que en su edición de hoy El Correo Gallego se atreve a dar alguna puntada más. Para empezar, señala que Jota no descarta enfundarse la zamarra blanquiazul, pues hay que recordar que a sus 30 años el centrocampista sigue en activo, y para continuar, avanza que el elegido para el banquillo sería un entrenador de su confianza, vasco y con experiencia en Primera RFEF.



 La SD Compostela podría cambiar de dueño tras más de una década

Empezó como un rumor. Algunos comentarios de algunos aficionados sin refrendo ni fuente. Pero el ruge-ruge ha ido creciendo en los últimos días y entre la hinchada ya no se habla de otra cosa: Antonio Quinteiro podría dejarlo. Hace días en una entrevista no fue precisamente lo que dio a entender, pero sí que admitió la existencia de compradores interesados.

 

Hoy por primera vez, un periódico (El Correo Gallego) ha dado veracidad a estos rumores, incluso atreviéndose a dar un nombre concreto que ya venía sonando en la capital gallega, el de Jota Peleteiro. El todavía futbolista aunque sin equipo y su familia podrían hacerse con la propiedad del conjunto compostelano.

 

Antonio Quinteiro se encuentra en estos momentos en México y no regresa a Galicia hasta el viernes, por lo que mínimo hasta entonces, no se esperan declaraciones oficiales.