La previa del Pontevedra CF-SD Compostela

 El Compos, otra vez plagado de dudas y bajas frente a un Pontevedra impulsado por el cambio de entrenador

(Domingo, 17h, Pasarón, TVG2)

Difícil papeleta la que tendrá la Sociedad Deportiva Compostela este fin de semana. El conjunto blanquiazul deberá sobreponerse a elementos externos e internos para combatir a una de las plantillas de mayor nivel de la categoría, que, aunque estaba sumida en un profundo letargo, parece haber despertado con el regreso de Luisito al banquillo de Pasarón.

 

Las dificultades comienzan en forma de dudas y de bajas. La SD sabe que no podrá contar con toda seguridad con Juampa Barros, sancionado, y con Gabri Palmás, que aún permanece confinado. Por su parte, la presencia de Primo y Hugo Sanmartín está en el aire, aunque lo que sí es seguro es que de entrar en la convocatoria, no lo harán en plenas condiciones. Asimismo, Baleato y Josiño han tenido molestias a lo largo de la semana. El primero parece recuperado y no se esperan problemas, pero el segundo no ha podido entrenar en toda la semana y hasta el último entrenamiento no se podrá saber si podrá ser de la partida o no.

 

Además de todos estos contratiempos, Yago Iglesias lamenta no haber podido entrenar con normalidad esta semana, ya que debido a la alerta meteorológica, el equipo no pudo entrenar ayer sobre el verde y tuvo que hacerlo en el gimnasio. Veremos a ver también si el tiempo afecta al encuentro en Pontevedra y al estado del terreno de juego.

 

En cuanto al rival, el Compostela desde luego parece salir perjudicado por el calendario, ya que este Pontevedra no tiene nada que ver con el de hace varias semanas. Los granates estaban instalados en la depresión y en una peligrosa dinámica que los estaba arrastrando a los últimos puestos de la tabla, pero con la llegada de Luisito, el equipo parece otro y ha sumado 4 de 6 puntos posibles, cuando venía de hacer 3 de 21. Yago Iglesias señaló en rueda de prensa que ya se nota la mano del nuevo entrenador y que "En los dos últimos partidos estamos viendo a ese Pontevedra que llega mucho al área rival sin elaborar demasiado, un equipo muy vertical que llega con mucha gente al área, muy incisivo".

 

Yago sin embargo, no se preocupa tanto por el rival como por su propio equipo: "Casi me preocupa menos el Pontevedra que nuestra situación" señaló. Aunque también puso de manifiesto la fe que tiene en sus pupilos: "En semanas complicadas y adversas es cuando este equipo rinde mejor, y esta no va a ser menos."