SD Compostela 1-2 RC Celta B

El Celta B tuvo más efectividad que un Compos que por fútbol, mereció más pero acabó siendo derrotado

No pudo ser. El Compostela perdió su oportunidad de dar un golpe sobre la mesa y meterse entre los tres primeros clasificados asegurando además su permanencia en la categoría. Todo se fue al traste en los primeros 10 minutos, en los que dos acercamientos del Celta B bastaron para poner las cosas totalmente cuesta arriba.

En el minuto 6, una jugada rápida del filial olívico terminaba con un potente disparo de Manu Justo que batía a Pato y ponía el 0-1 en el marcador. Había avisado Casas en el minuto 2 con un remate de cabeza demasiado cruzado, pero el equipo que aprovechó su oportunidad fue el Celta B. Un Celta B que a la segunda que tuvo, la volvió a enchufar. Repitió Manu Justo, esta vez de cabeza, tras un centro desde la derecha.

En cuestión de 10 minutos los vigueses parecían hacerse ya prácticamente con la victoria, ante un Compos que se quedó en estado de shock, pero que en seguida se levantó, dispuesto a presentar batalla. Poco a poco el equipo se fue viniendo arriba, llegando a convertir el encuentro en un acoso y derribo. El problema fue que aunque llegaban las oportunidades una detrás de otra, la SD no conseguía transformarlas en gol. Especialmente clara fue una de Álvaro Casas, que estrelló el balón en el palo.

La insistencia tuvo su premio y antes del descanso el Compos lograba recortar distancias por medio de Miki, tras una asistencia de Soto que le permitió quedarse solo ante el portero para hacer el 1-2. El tanto llegaba en un momento perfecto para coger fuerzas y moral antes del descanso, algo que se vio reflejado en el fulgurante comienzo de segunda parte de los blanquiazules, lanzados a por el gol ante un Celta B que prácticamente no salía de su campo y sólo achicaba aguas.

Pasaban los minutos, llegaban las ocasiones en un goteo constante, pero la pelota no entraba. El Compos mandó otro balón al palo, Miki disfrutó de una ocasión inmejorable en un mano a mano contra el portero y el equipo seguía cercando la meta de Sequeira, pero el gol seguía sin llegar. Y así se fue consumiendo el encuentro, sin que la SD encontrara la efectividad necesaria para encontrar el merecido premio del empate.

Al final el Compos no fue capaz de encontrar ese segundo gol y los puntos volaron hacia Vigo, aunque no haya reproche posible hacia el esfuerzo y juego del equipo. Sólo falló la efectividad, algo en lo que sin embargo, el Celta B sobresalió, lo que le permitió hacerse con la victoria.