SD Compostela 1-1 UP Langreo

 Un penalti inventado en el último minuto privó al Compos de su primera victoria en la segunda fase

El Compostela se quedó sin sumar los tres puntos ante el Langreo tras la decisiva actuación del árbitro. Los blanquiazules tenían encarrilado completamente el partido, no sufrían, pero en el último minuto de encuentro, en una jugada en el área blanquiazul en la que no pasa absolutamente nada y en la que ni siquiera los visitantes protestaron, el colegiado se sacó de la manga un penalti inexistente por una supuesta mano que en ningún momento se llegó a producir. Un penalti que acabó significando el empate del Langreo, tan injusto como difícil de digerir para jugadores y aficionados.

 

Hasta entonces el Compos había planteado un partido muy serio, sin la brillantez y vistosidad habitual del equipo en casa, pero con mucha concentración y posesión. Una posesión que no lo sirvió para generar mucho fútbol ni ocasiones pero sí para defenderse con el balón y tener controlado el partido.

La primera ocasión de gol no llegó hasta sobrepasada la media hora, con un remate de cabeza de Miki que se marchó alto.

 

La siguiente llegada de los blanquiazules, ya a pocos minutos de descanso, se convirtió en el 1-0. Fue en una jugada que aparentemente no llevaba mucho peligro, pero en la que Josiño sacó su magia para recoger el balón esquinado en la frontal y batir con un tiro cruzado y preciso al portero. La rapidez con la que se colocó el balón y disparó sorprendió a todos, y ese factor sorpresa terminó siendo clave para poder adelantar a su equipo en el marcador.

 

Ya en ventaja, el Compos siguió planteando el mismo tipo de partido, manteniendo a raya a un Langreo que, eso sí, tuvo varios fogonazos con los que pudo empatar la contienda, pero Pato estuvo perfecto en todas esas llegadas para detener cualquier remate que fuera entre los tres palos.

 

La SD tuvo al contraataque la sentencia, en una jugada en la que entre Soto, Antas y Bicho rizaron demasiado el rizo en lugar de chutar a portería, con lo que cuando Bicho finalmente armó el disparo, tenía el portero encima. Fue, eso sí, de lo poco que llegó a generar en ataque.

 

Los minutos pasaban y salvo estas acciones aisladas, el marcador no corría peligro. Cerca ya del 90' el Compos se quedó con 10 por la expulsión por doble amonestación de Roberto Baleato, pero tampoco se notó en el juego. Lo que sí terminó afectando de forma trascendental al resultado fue ese penalti totalmente inexistente pitado en el tiempo de prolongación que dejó al Compostela sin sus trabajados tres puntos. Difícil de explicar porqué imperando la norma de no señalar nada en caso de duda, se puede pitar una mano cuando el balón no impacta en ninguna extremidad sino en una cabeza.

 

Con esta polémica acción y este empate, la SD Compostela parece decir ya adiós de forma prácticamente definitiva a la 1ªRFEF.