La previa del Salamanca UDS-SD Compostela

 El Compos buscará la victoria en terreno maldito esperando que una carambola le clasifique para los playoffs

(Domingo, 12h, Helmántico)

Cuando un aficionado compostelanista piensa en Salamanca, especialmente el Helmántico, es difícil que le venga un buen recuerdo a la cabeza. El insuficiente empate a unos que le dejó sin ascenso a Segunda B, la derrota por 3-0 la temporada pasada, la derrota también incluso en el feudo de Unionistas...el camino de vuelta de tierras charras suele tener un sabor amargo.

 

Este fin de semana, el Compostela intentará revertir la historia y poder recordar un encuentro en el Helmántico como uno de esos días en que los milagros futbolísticos ocurren. Porque la SD necesita un verdadero milagro. Ganar en Salamanca contra un equipo que se juega la vida ante su numerosa afición teniendo en cuenta el estado de forma de los blanquiazules ya parece bastante complicado, pero que además el Coruxo no pase del empate en su casa, y que asimismo, el Bergantiños también pinche en el campo de un Arosa que solo ha ganado un partido de los últimos cinco, es ya una carambola que semeja demasiado improbable.

 

En cualquier caso, a los santiagueses no les queda otra que intentarlo, ganar su partido, y esperar que haya mucha, mucha suerte.


Esta primera premisa no va a ser fácil cumplirla. Rodri advierte que la SD se va a enfrentar a un "rival muy complicado, que compite muy bien" con futbolistas contrastados en la categoría. En este sentido, el técnico cree que su posición de la tabla se debe seguramente a su "falta de puntería en el área rival", pues en realidad, si nos fijamos en sus números defensivos, veremos que es el equipo que menos encaja de todo el grupo, algo que llama mucho la atención en un 15º clasificado.


Para poder ganar el encuentro, Rodri pide a los suyos sobre todo, personalidad: "El equipo va a tener que tener personalidad para desarrollar el juego que nos gusta, para los momentos complicados que los habrá, para defenderse, no sufrir, y sobre todo ser capaz de tomar las mejores decisiones."


Y es que el técnico prevé un partido con "muchísimas disputas, mucha concentracion y seguramente los pequeños detalles son los que van a marcar diferencias."


Para esta gran final para ambos conjuntos, causará baja segura en el Compostela Jordan Domínguez. Por su parte, Matías Vesprini, Escudero y Salado, arrastran problemas físicos que les han hecho entrenar a menor ritmo y su evolución estos últimos dos días determinará su disponibilidad para el partido.